Disponer de un despacho en el que trabajar día a día, guardar la documentación e incluso recibir a clientes es un plus de calidad para cualquier profesional. Sin embargo, en ciudades como Barcelona puede resultar complicado alquilar un despacho en condiciones en una zona céntrica y cercana a todos los servicios.

Por eso, actualmente muchos profesionales de distintos sectores optan por el alquiler de despachos compartidos. Esta opción permite situar la sede del negocio en ubicaciones muy bien consideradas por distintos sectores laborales en el centro de Barcelona y ofrecer una imagen moderna, seria y elegante sin que eso ponga en riesgo que las cuentas cuadren a final de mes.

En contra de lo que pueda parecer, los despachos compartidos no son una opción caótica y desesperada. Muy al contrario, empresas como AIN ofrece alquileres de despachos tanto individuales como compartidos en el centro de la ciudad Condal.

Sus inmuebles cuentan con todas las prestaciones necesarias para cualquier despacho y son silenciosos y tranquilos, algo que favorece a la productividad y convierten el hecho de ir al puesto de trabajo en una situación agradable y cómoda.

Centros de coworking, una apuesta por la flexibilidad

Centros como el espacio de coworking de AIN Busines Center se caracterizan por la flexibilidad y por la adaptación a las necesidades del profesional que precisa hacer uso de sus espacios.

En el centro será posible tanto alquilar despachos y oficinas por horas, para aquellos empresarios independientes que necesitan reunirse con su equipo o clientes de vez en cuando, como espacios de formato cowork, que son espacios compartidos con el objetivo de reducir los costes mensuales.

Crear confluencias

Pero compartir despacho no solo supone beneficios a nivel económico. Estar en contacto continuo con otros trabajadores del mismo sector o profesiones complementarias puede ayudar a generar contratos, proyectos en colaboración, nuevos clientes o estrategias de crecimiento en común.

Otros servicios

Además de la zona de despacho, ya sea privado, compartido o por horas, ese tipo de centros centra sus esfuerzos no solo en facilitar el espacio, sino en complementar esto con una oferta de servicios que mejoran la experiencia de uso del centro de coworking.

Salas de reuniones totalmente modernas y equipadas, aula de formación para impartir cursos o seminarios, showroom, equipo para videoconferencias, espacios exteriores especialmente preparados para la celebración de reuniones o presentaciones al aire libre o incluso salones para la celebración de eventos exclusivos son otra parte de la oferta y posibilidades que AIN ofrece a precios muy competitivos y adecuados para cualquier perfil profesional.

Enclaves de lujo

Lo mejor es que todo esto esté situado en el centro de la ciudad, y no en zonas de extrarradio que obliguen a socios o clientes a desplazarse y perder más tiempo del necesario. Alquilar oficinas compartidas permitirá al empresario o autónomo tener presencia en zonas tan céntricas de Barcelona como lo son la Avenida Diagonal o el Paseo de Gracia.

Flexibilidad, modernidad, precios competitivos y oportunidad de crecimiento definen a estos despachos compartidos que son, sin duda, la opción del presente y del futuro.