A siete puntos de la salvación puede quedar el Deportivo al finalizar la jornada, pero eso no es lo peor, si no la imagen de impotencia que cada fin de semana da el equipo por los campos de la Segunda División española, y lo que es peor, cada vez les hace falta menos tiempo a los rivales para adelantarse en el marcador.

Pinchi dejó en evidencia a la defensa blanquiazul a los cinco minutos de comenzar el partido, cuando tras mandar al suelo a Somma ponía un centro medido al segundo palo para que Alex Díez rematase de cabeza al fondo de la red, primer gol del conjunto local. A la media hora otro ex-deportivista, esta vez Caballo, ponía un pase a su capitán Zarfino para que anotara el segundo de la tarde, y diera tranquilidad a la parroquia blaugrana.
La última hora de partido demostró que se enfrentaban dos de los equipos de la parte baja de la clasificación, sin fútbol, aunque los locales podían permitirse el lujo de «amarrar» con un resultado tan favorable.
[useful_banner_manager banners=29 count=1]
El veterano guardameta local Casto solo tuvo trabajo en dos tiros contados de Kone en la segunda parte, con este pobre bagaje, de los de Luis Cesar, poco optimista se puede ser cara a pensar en una salvación. Saltan una semana mas las alarmas en el cuadro gallego, que tendrá el próximo sábado a las 18h frente al Alcorcon en Riazor, una nueva final para ya no salir del pozo, si no intentar acercarse a los puestos d salvación.
Se impone un cambio radical dada la vergüenza que vemos sobre los terrenos de juego de un equipo sin ideas. Luis Cesar,  de 18 puntos posibles, solo ha conseguido dos. Ni el efecto cambio de entrenador y ni las buenas palabras en ruedas de prensa del míster, donde dice que ve mejoría en el equipo, o que contra el Elche,  sin rubor comente, que  fue el mejor partido desde que entrena al Deportivo, surten efecto en la moral de los hundidos jugadores, Si esa es su visión del juego del equipo que dirige, es que vive en los mundo de Yupi.  Lo mejor que puede hacer el míster, es ir al oculista para que le gradúen la vista,  o que diga que no puede con esta situación y presente su renuncia antes de hundir del todo el Titanic.
A Carmelo del Pozo ya no lo menciono, se da por descontado que sobra en el Deportivo  desde hace bastante tiempo.
[useful_banner_manager banners=51 count=1]