… “Criticar desde el anonimato es muy fácil, atrévete a dar la cara con nombre y apellidos”… “mucho escribes en Twitter pero no te atreves a hablar donde realmente hay que hacerlo, que es en las asambleas”… “si tan mal lo hacen estos, ¿por qué no te atreves a presentarte tú?…

Como podéis comprobar, nada tiene que ver con mi valentía, en realidad algunos siempre criticarán, haga lo que haga, porque creen que supongo una amenaza para un status quo en el Deportivo con el que están muy satisfechos. Siempre debemos recordar que unos lo hacen simplemente por rechazo al expresidente Lendoiro y otros, los menos, pero los más peligrosos, por intereses personales o profesionales, en una carrera continua por ver quien alaba más a la Directiva de turno y consigue que lo coloquen en el club (ya van varios casos) o facturarle al mismo por trabajos de escaso o nulo valor real.

El pasado viernes presentamos públicamente la Asociación de los Pequeños y Medianos Accionistas del Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D. Como era de esperar, aquellos que temen por el futuro del actual status quo han saltado como hienas conscientes del peligro que supone para ellos ver sentados detrás de una mesa a dos excandidatos a la Presidencia del club (bien escoltados, aunque en un caso solo de espíritu, por el socio número 214 del Deportivo y un exjugador del club), y, enfrente de ellos entre los asistentes a la presentación, a otros tres excandidatos a dirigir el Deportivo.

Agrupando las críticas por temática, puedo reducirlas básicamente a tres: “no son las personas adecuadas”, “no representan a todos los accionistas pequeños” y “no es el momento de pensar en esas cosas. Vayamos por partes:

No son las personas adecuadas: cuando no se tienen argumentos en contra de una idea, lo fácil es disparar al mensajero. Critica ad hominem se llama. Conchado y yo, cada uno en la medida de su repercusión, somos blanco habitual de las iras en las redes sociales, pero ahora incluso se han extendido hacia una de las personas más correctas y gentiles que he conocido en mi vida, Quique Pampín. Lo hacen porque no pueden criticar algo que va en su propio beneficio, el empoderamiento del deportivista de base. Da igual quien lo promueva, recuperar el poder de nuestro club es beneficioso para todos. No hay nadie, por necio que sea, que prefiera que otros tomen las decisiones por ellos.

No representan a todos los accionistas pequeños: efectivamente, no representamos a todos los accionistas pequeños, a día de hoy representamos, única y exclusivamente, a los cinco miembros de la Directiva de la Asociación. Por eso hicimos un llamamiento público, para que se una el mayor número de accionistas posible. Pero ya sean 5 o 5.000, la defensa de sus intereses no cambia ni un ápice, queremos que el deportivismo vuelva a ser dueño de su club, y si lo conseguimos, se beneficiarán de ello todos los accionistas minoritarios, no solo los de nuestra Asociación. Les recuerdo a los críticos que aunque ellos no secunden una huelga, lo que se consiga con ella les será también aplicado, es lo bueno de nuestro sistema, que la lucha de unos pocos sirve para todos, aunque no quieran.

No es el momento de pensar en esas cosas: pueden estar bien tranquilos los que dicen esto, les doy mi palabra de honor de que Anquela no va a jugar con un defensa más por haber presentado nosotros la Asociación esta semana, ni Borja Valle va a tirar al palo por estar Conchado al frente de la misma, ni el VAR se va a equivocar en nuestra contra por figurar Quique Pampín o yo en ella. Desde la llegada del Señor Constantino Fernández, milagrosamente ha dejado de haber momentos válidos para la crítica, o es muy pronto o es muy tarde. Separemos de una vez la vida institucional del club con el desempeño futbolístico del equipo, porque no tienen absolutamente nada que ver.

Estamos trabajando duro para que pronto podáis formar parte de la Asociación de los Pequeños y Medianos Accionistas del Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D. (se ve que Germán no es muy original a la hora de poner nombres). Estad atentos, es el reto más importante del deportivismo en muchísimo tiempo, tal vez el mayor de toda su historia. No se trata de que os guste más Tino Fernández, Paco Zas o Fernando Vidal, eso es irrelevante, lo importante es que ya se trate de uno u otro, sea elegido por la mayoría de los accionistas, no por la mayoría de acciones. Antes de la ampliación de capital ya era así y aún estamos a tiempo de que vuelva a serlo, pero creedme que estamos muy, muy, muy cerca del punto de no retorno. Si no estamos a la altura como afición, nunca jamás volveremos a decidir sobre nada de nuestro amado club, y no harán falta jeques anunciados a bombo y platillo, dos empresarios de la ciudad están a punto de conseguirlo sin que se hable ni se escriba sobre ello.

¡¡FORZA DEPOR!!