Elegancia, distinción y encanto son los tres adjetivos que mejor describen a los guantes de vestir. Un complemento ideal para todo tipo de ocasiones y que ya forma parte de una moda que perdura a lo largo de los siglos. Te descubrimos las bondades de esta prenda noble donde las haya y su historia

El mundo del textil y sus complementos se rige mayoritariamente por modas que se instauran una temporada, se van y con el paso de los años reaparecen acuñadas bajo el sello ‘vintage’. En la moda actual existen pocas prendas o complementos que perduren en el tiempo conservando su carácter elegante, sin duda los guantes de vestir son el perfecto ejemplo de cómo una prenda continúa a la vanguardia a lo largo de los siglos sin perder un ápice de distinción. Además de saber adaptarse a las tendencias actuales con un sinfín de diseños de todo tipo y para todos los gustos y ocasiones.

Y es que aunque el origen de los guantes de vestir no se conoce con exactitud, sus referencias están presentes a lo largo de la historia y se remontan a la época de los egipcios, para quienes los guantes eran considerados como algo casi divino al ser atributos del faraón. Convertidos durante la Edad Media en un artículo de lujo y símbolo de elegancia así como distintivo de cada casa para los caballeros, no sería hasta el siglo XII cuando los guantes de vestir vivieron su apogeo. Se comenzaron a fabricar con pieles de todo tipo y perfumados con aceites aromáticos de lo más variopinto y exótico. Con el paso de los siglos los guantes de vestir fueron una parte fundamental en los atuendos de la realeza, la nobleza y la iglesia de la época por su carácter distintivo en quien los portaba.  A partir del siglo XIX los guantes de vestir se instauraron en la sociedad hasta nuestros días como un artículo más de moda, que además de su reputada gentileza vistiendo tiene otras importantes cualidades.

Elegancia, distinción y protección

En la moda actual los guantes de vestir son uno de los artículos más demandados, sobre todo los diseñados para las mujeres. Indicados para ocasiones especiales e importantes pero también con modelos que se pueden usar en el día a día, los guantes aportan ese toque elegante y distintivo que otras prendas no tienen. Es más, se podría decir que unos guantes de vestir bonitos y de fabricación artesana resaltan todo el conjunto o modelo que llevemos puesto en este momento.

Existen varios estilos de guantes y diseños para según qué ocasión e incluso época del año. Los tipos de guantes como los Velvet, Breeze, Polo, Ashley, Chelsea o Chiara son los más usuales y conocidos. Ideales para fiestas, bodas, actos importantes, cenas de gala o simplemente para vestir cualquier día, su función además de vistosa o discreta según nuestro gusto o momento, es también la de proteger la piel de nuestras manos en épocas de frío.

Materiales nobles y duraderos

Si queremos adquirir unos guantes de calidad y personalizados que nos duren años, los más recomendable es acudir a un una tienda especializada en fabricar guantes de vestir artesanales. Las pieles de cordero y de cabra son las que se suelen utilizar en la gran mayoría de los guantes por sus enormes cualidades de durabilidad, protección y aislamiento de nuestras manos. Estos nobles materiales son utilizados para los distintos tipos de acabados en los guantes de vestir como el ante, la napa o los grabados y perforados tan a la moda.

No hay duda de que unos buenos guantes de vestir aportan distinción, elegancia y presencia a quien los porta, una moda que perdura a lo largo de los siglos hasta la actualidad y que siempre ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Eso sí, manteniendo su carácter clásico que los hace ser una prenda muy especial.