Es una lástima, lo que pudo haber sido y parece que no será, el ascenso directo a Primera División del RC Deportivo, como nos creímos a principio de temporada, teníamos la mejor plantilla de Segunda División  Puede ser que se consuma una temporada más, el fracaso deportivo de un Consejo que, lo único que hace es dar bandazos, jugar al Monopoly con el Club,  husmear en redes sociales lo que escriben los aficionados y reirse de los deportivistas. Tengo fe, en fútbol todo es posible, de no ascender directamente, aun queda el premio de consolación, de verlo en Primera División pasando el calvario del play off.

Nadie en su sano juicio puede ahogar la libertad de los aficionados, ayer dictaron sentencia mirando al palco por segunda vez en quince días: “Directiva dimisión”. Los altavoces a todo volumen no pudieron ahogar el lamento de los aficionados, ni los ahogarán las mentiras de los cuentacuentos.

Después de lo visto en los dos últimos partidos jugados en el estadio de Riazor, donde los profesionales hicieron el ridículo, les obliga por dignidad profesional a dejar las milongas de las ruedas de prensa para mejor ocasión, donde el estribillo “del próximo partido vamos a ganar, sabemos lo que nos pasa”, huele a rancio. Joer, alguno ganarán.

Pasadas varias horas y el enfado dormido, aprecio con total nitidez, que la simbiosis colores-escudo-afición es total. Los Riazor Blues y aficionados en general durante todo el partido estuvieron animando al equipo, salvo contadas ocasiones, que se dirigieron al palco para increpar a la “directiva” pidiendo la dimisión de todos.

Los deportivistas no vamos a permitir que se arroje la toalla de la rendición, los hijos de Hércules tienen que luchar hasta el final, y si alguno no quiere, que diga que tiene problemas en los isquiotiviales. Surgen preguntas. ¿Qué pasa con Saúl? ¿Qué dolencia tiene Carlos Fernández? ¿Por qué continúa Carmelo? ¿Porque no juega Begantiños, Pedro Mosquera y si lo hace Didier Moreno? ¿Quien recomendó que jugase Vitor Silva en detrimento de otros jugadores?   ¿Es cierto que hay unidad en el vestuario y todos al toque de corneta de “Váyase Sr.Carmelo” se ponen firmes? ¿Quien recomendó el fichaje de los veteranos en el mercado invernal? ¿Quien recomendó las salidas en el mercado invernal? ¿Quién le recomienda al presidente no salir a dar la cara en estos momentos difíciles? ¿Se ha parapetado en el silencio a la espera de que amaine el temporal? ……la desproporción entre lo aparente y la realidad, es tan grande como el Everest.

El principal culpable de la situación es el presidente, nadie lo fue a buscar a casa, se ofreció a «regenerar» el Club, previo pago de la «campaña electoral» valorada en más de 30.000 euros,  para ser el mesías del Deportivo y los fracasos deportivos continuados lo están convirtiendo en un penitente. Hizo casting para fichar a un director deportivo, joer que buena vista tiene, le metieron a empujones una viga en el ojo, alguno de sus amigos y asesores. El Director Deportivo ha sido el que ha dividido la parcela deportiva con su boutades en ruedas de prensa, callado ahora como Happo por mandato presidencial. Vendieron tufo algunos tipos conchabados con “directivos” que deberían estar para contar verdades, no recitar poemas emanados desde Plaza Pontevedra. La libertad no se mendiga, se consigue con esfuerzo. Vergonzoso, una vez más, ahogar la libertad elevando el sonido de la música. Los aficionados comienzan a estar asqueados de la manipulación, que desde la dirección de comunicación del RC Deportivo, se hace de manera torticera, yugular la voz de quienes pagan y animan, a cambio de nada.  Porque lo que ofrecen en el césped de Riazor los “artistas”, es nada. Además de la vergonzosa derrota de ayer, fue acompañada de apatía, que deja al RC Deportivo en una delicada situación, perdiendo la credibilidad los jugadores de la mayoría de los deportivistas.

A los profesionales del balón les faltó afán de victoria, lucha, entrega, compromiso, responsabilidad, ayer cantaba casi todo Riazor “Depor échale huevos, Depor, échale….” , incluso les llamaron invisibles. Las frases reflejan el sentir de la afición a la actitud de los jugadores. Lo peor de todo lo sucedido ayer, es que quien derrotó al RC Deportivo y lo bailó sobre el terreno de juego, es un equipo dirigido por un hombre de «Casa Deportivo», relegado por el DD y le pintó la cara con más colores que el Arco Iris.

Al locuaz Carmelo del Pozo le queda ancho el Deportivo. Fracasó en la confección de la plantilla.  En la contratación de entrenadores.  Dividió la parcela deportiva. Hundió al Fabril. Culpó sin rubor a los doctores de las lesiones. A los entrenadores de la cantera del fracaso de la misma. En un rollo de papel higiénico no cabrían los logros de “Váyase Sr. Carmelo”

El Director Deportivo es el único eslabón que le queda a Constantino para eludir la responsabilidad de un presidente que,  ante el fracaso deportivo, echará a Carmelo. En lo económico bien, como Santo Tomás, mientras no lo vea, no lo creo. Ayer, tercera bronca de Constantino a Carmelo en menos de un mes, descargó  su ira con el DD, acompañado del consejero Ramón Piña. Aunque lo nieguen por activa y pasiva, Carmelo, muy listo él, en respuesta a la bronca, puso su cargo a disposición del presidente y….no hay huevos. D. Constantino, en el RC Deportivo hay un código ético, ¿quién le está engañando a usted? Presida de una santa vez, se la están metiendo por el orto con alambre de espinos.

Lo más sano que hay en el fútbol, son los aficionados, sin ellos, el fútbol sería como un jardín sin flores.