Manuel Tato

A veces no tomamos nosotros esa decisión, está tomada ya pero a alguien le ha faltado el valor de ejecutarla y nunca puedes ni debes de permitirte ser una segunda opción, las oportunidades están ahí para todos y nada ni nadie debe de ser imprescindible.

Durante una charla y una copa de vino decidí no ser uno más en la lista, las listas son para los partidos políticos y las convocatorias de un equipo de Fútbol.

No suelo ser cambiante ni caprichoso, pero si lo suficientemente inteligente para valorar una situación y no querer ser un juguete más de una colección.

Marcha de dónde no se te aprecie, de dónde no se me valora salvo en tu ausencia, pues eso se llama conveniencia, da todo a cambio de nada y también retira todo cuando has sido o así te lo hayan demostrado, ser nada.

Debes de ser siempre exigente por naturaleza y serio por principios, atrévete y que nunca te quede la duda o pena de no haberlo intentado, solo los que se arriesgan tienen la opción de conseguir su objetivo.

Por mucho que queramos empeñarnos en situaciones, a veces hay que abrirles la puerta y si están destinadas a volver a ocurrir, ocurrirán.

Los silencios no te dejan regresar, no por orgullo, pero si por dignidad o salud, y a veces hay acciones que te duelen más a tí que a la otra persona, tal cual se puede sentir un padre al reñir a su hijo, pero son necesarias para que el respeto aparezca.

Por eso siempre habrá códigos y líneas que jamás debes saltar y tampoco lo permitas.

Los cambios a veces no los fuerzas, te los ponen en bandeja, por egoísmos o simplemente la estupidez de subestimar.

Seguramente nunca marcharías, pero es triste que en donde no valoraron tu presencia, algún día extrañen tu ausencia.

Alégrate mucho de ser como eres en un mundo barato o pobre de sentimientos, en donde aún seguramente, habrá personas que crean en los principios, valores y el saber estar.

Es la vida misma y las situaciones en donde terminas tomando decisiones y para ello debemos de estar preparados, tanto para tropezar como para levantarnos con más fuerza.