Con frecuencia se escucha decir, a nuestros mayores,  en muchos domicilios donde la necesidad apremia: “Cinco minutos con Franco y todo cambiaría”. No trato de  alabar ni resaltar la figura del dictador, es la realidad de un pueblo, que comienza a cansarse de los políticos al uso, que lo único que hacen es “robar”, filosofía de quienes los recortes hacen mella en sus bolsillos. Muchas personas de las que desearían la «vuelta» de Franco, se encuentran al borde de la exclusión social.

VOX es el banderín de enganche que concita esperanza en muchas personas, sorprendentemente jóvenes sin trabajo, situaciones que han sido aprovechadas para vender bien el producto el partido de Santiago Abascal en Galicia. VOX en estos momentos, como han dicho fuentes consultadas, se encuentra desbordado por la cantidad de personas que están afiliando al mismo. Es una realidad que nadie en su sano juicio puede sustraerse.

¿Quien alimenta a VOX? Los despropósitos de quienes una y otra vez emplean el insulto y descalificación del rival político, sin ofrecer alternativas, inundando los medios de comunicación con “operaciones” donde se llenan los bolsillos unos cuantos representantes del pueblo, los mismos que aplican recortes en sanidad, educación, en políticas sociales, aumentando el amiguismo y las puertas giratorias, etc.

Ante la avalancha de solicitudes de ingreso en VOX, los responsables de implantación decidieron abrir el acto central en Galicia, que en principio era solo para afiliados, a todos los simpatizantes. Se desconoce de momento y lugar o lugares donde van a celebrar presentaciones, dependiendo de la  disponibilidad de las candidaturas.

El acto será como todos los de los partidos políticos y agrupaciones electorales,  intervendrán los candidatos a las alcaldías y el presidente de VOX Galicia. El partido de Santiago Abascal, quiere destacar la presencia de su cita en Galicia, con la repercusión que conlleva la saturación de solicitudes, creando un ambiente especial en el entorno de VOX Galicia.

Los responsables de implantación están sorprendidos que, en Galicia, feudo del PP,  VOX tenga la acogida que está teniendo entre los gallegos.

El nerviosismo está latente entre las filas del PPdeG, prueba irrefutable fueron las declaraciones de Diego Calvo, Vicepresidente de Parlamento y Secretario Provincial del partido en  A Coruña,  cuando en la Cadena Ser, «buscó acuerdos» preelectorales con VOX, situación que incomodó a  los rectores del PP en Galicia, sobre todo, al presidente del PP de Galicia,  Alberto Núñez Feijóo, que recientemente no dió importancia a la implantación de VOX en Galicia.