En la mañana del sábado pasado, diferentes medios de comunicación tenían la convocatoria para un acto o autoproclamación de Aitor Bouza como nuevo responsable de las Xuventudes Socialistas de Galicia y un vídeo lo condecoró, establecido en las diferentes redes sociales de la moribunda agrupación juvenil del partido. 
¿Cuándo se celebró un Congreso? Desde luego el propio comentario de renuncia de un Secretario General, lo que se entiende como una dimisión debe desembocar en un nuevo proceso de elección, pero todo eso acabó en el nombramiento provisional del archiconocido Aitor Bouza como Secretario General de las XSG. Desde luego, cuando la suma no da el resultado que corresponde, hay gato encerrado como dicen algunos militantes socialistas en la provincia de A Coruña.
Son conocidas sus artimañas en Ferrolterra  contra de Beatriz Sestayo, o sus movimientos temerarios en Santiago de Compostela, primero de una mano y después de la contraria para acabar como el rosario de la aurora. En Xuventudes ostenta un récord importante, la progresiva caída de militancia y confianza en todo el territorio gallego, paso a paso.  Fueron varios los socialistas coruñeses, los que se sorprendieron por lo ocurrido, con especial relevancia en las dos ciudades mencionadas y más de un militante ante tantos despropósitos, no tenía palabras para describir, sin pecar, tales hechos.
Para los periodistas es complicado su perfil, ya que no duda en llamar, comentar, opinar o lo que sea con medios en ocasiones de ‘aquella manera’, pero incomprensiblemente el que supuestamente marchaba, de nuevo está de vuelta, para desarrollar las acciones más propias de los reinos de taifas de otras etapas históricas, en lugar de un movimiento juvenil que acompañe la acción política de un partido con aspiraciones de llegar a la Xunta de Galicia.