Muchos conocemos a Ramón Carballo hace unos cuantos años, en sus diferentes cargos en Medio Rural, en la Subdelegación del Gobierno y ahora en la Jefatura Territorial de Vicepresidencia , además de ser un habitual en el casco histórico de la ciudad en la zona de los vinos y también en los anocheceres en el barrio de Recatelo. La realidad, es una buena persona, pero el candidato que nunca quiso ser, aunque también conocemos alguna «falcatruada» que ya les iremos contando, ya que nuestro silencio no lo hay. Así de claro. No lo hay ni lo habrá.

El Partido Popular contactó en primera instancia con una reconocida persona del mundo sanitario en Lugo, reivindicativa y muy destacada, pero que no quiso dar el paso. Por el momento vamos a mantener su nombre en stand by, por cierto, bien llegado de la sala de máquinas. ¡Ya saben!  Tras esa negativa, el tema giró hacia la Universidad,  un destacado ex alto cargo universitario y solvente, pero claro, el paseo no estaba garantizado.
La tercera opción ya fue Ramón Carballo, el cual esperaba a que apareciera otra y llegaron a sonar nombres como Enrique Rozas, Antonio Ameijide y Encarna Amigo, aunque no acabaron de convencer a las diferentes familias de los populares. Incluso José Manuel Barreiro filtró su nombre , para ver las opciones, pero claro una cosa es no ganar la Alcaldía y otra es hacer el ridículo.
Es de sobra conocido que el caché que maneja Ramón Carballo, lo hace un perfil más técnico e institucional que populista, camino de lograr los diez concejales con los que los populares auguran que se podrían hacer con la Alcaldía.
En relación al equipo que lo pueda acompañar , es evidente que caerán de la lista Cristina Penelas, Ángel Trabada, Isabel Devesa y Manuel López, teniendo los otros opciones de repetir y colocando en una interesante posición de salida a Mari Teijeiro, cercana al PP gallego o al ya experimentado Enrique Rozas, con ciertas incógnitas para el papel de Antonio Ameijide o de Ana Pombo, en permanente circo con el Colegio de Veterinarios.
Se están llevando a cabo contactos con una conocida profesora de la Facultad de Veterinaria y suenan con bastantes posibilidades de tener un buen lugar en las listas, dos personas vinculadas al movimiento vecinal en Lugo, uno de ellos del rural y otra de un barrio con muchas necesidades en la actualidad. En un capítulo independiente hablaremos del movimiento vecinal en Lugo, ese que saca jugo a PP y PSOE, come con unos y cena con otros. A las copas la verdad no sabemos con quién va, igual se lo tenemos que preguntar a algún regidor de la comarca de Sarria o a un ex primer espada de la comarca de Lugo.
Por lo tanto, el Partido Popular lanza a Ramón Carballo con el dardo envenenado del barrio de la antigua Residencia y con un partido entre familias en los que la parte política autonómica no quiere a Elena Candia, mientras que Barreiro intentará seguir otra legislatura en Madrid y tener su cuota de poder.
¿Y si Balseiro es el número 2 en Lugo? ¿Qué le parecería a Elena Candia? ¿Es Ramón Carballo hombre de Feijoo? No, pero es lo que tienen.  Ya saben, desde dentro es más fácil verlo todo y dar respuestas, nosotros las tenemos y «a modiño» como dice un cargo popular, iremos viendo.